top of page
Buscar
  • Foto del escritorASNAGU

Salud de los niños y niñas


Salud de los niños y niñas

Los niños de la Región de las Américas son su mayor activo, y el reconocimiento y protección de sus distintas necesidades y derechos humanos son esenciales para un desarrollo efectivo.


Las condiciones perinatales y los defectos congénitos son las principales causas de muerte de los recién nacidos en la Región de las Américas. Las complicaciones de la prematuridad, los defectos congénitos, la asfixia y los traumatismos en el nacimiento y la sepsis representan más del 40 % de las muertes de recién nacidos.

Las malformaciones congénitas, la influenza y la neumonía, y las lesiones se encuentran entre las principales causas de muerte en niños de 1 a 4 años. La carga de diarrea, neumonía, desnutrición y enfermedades prevenibles por vacunación disminuyó significativamente entre 2000 y 2015.

Los niños y adolescentes de la Región enfrentan una triple carga de desnutrición: desnutrición, deficiencias de micronutrientes y sobrepeso/obesidad.

Cada vez más, los gobiernos de la Región están reconociendo los beneficios económicos, éticos y sociales de invertir en una etapa temprana de la vida. Junto con el énfasis en la reducción de la mortalidad infantil prevenible, ya se está produciendo un cambio hacia una perspectiva de desarrollo humano. Diecinueve países ya cuentan con políticas o estrategias que abordan el desarrollo de la primera infancia. Sin embargo, este impulso debe expandirse a todos los países y a aquellos subgrupos que más lo necesitan. El sector de la salud tiene un papel importante que desempeñar para garantizar el acceso a los servicios de salud para ayudar a los niños a tener oportunidades de prosperar. Las mujeres, los niños y los adolescentes son los agentes más poderosos para mejorar su propia salud y lograr sociedades prósperas y sostenibles. Se necesitan mayores esfuerzos para garantizar que los servicios de salud se conviertan en fuentes de información, apoyo a los padres, y vínculos con otros recursos sociales. Históricamente, los niños y adolescentes de 5 a 14 años han sido desatendidos en los programas de salud de niños y adolescentes, aunque este período de la vida conlleva el menor riesgo de mortalidad y morbilidad, desde la perspectiva del curso de vida sigue siendo importante para la construcción continua de la salud.


La OPS/OMS promueve el diseño de enfoques efectivos e integrados de la salud infantil, como la Estrategia de Atención Integral de las Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI), orientada a la atención de los niños de 0 a 5 años para reducir la mortalidad y la morbilidad. La Estrategia AIEPI integra las mejores medidas de salud disponibles para promover estilos de vida saludables, prevenir enfermedades (a través de vacunación, alimentación adecuada, etc.), y detectar oportunamente y tratar eficazmente las enfermedades más frecuentes y prevalentes.


GARANTIZAR LA SALUD Y EL BIENESTAR FÍSICO Y MENTAL: El compromiso con el desarrollo de la primera infancia puede ser un catalizador para permitir que los niños prosperen y, por lo tanto, transformen la salud y el potencial humano. 


Las inversiones efectivas en los primeros años son la piedra angular del desarrollo humano y son esenciales para reducir las desigualdades en salud y logros económicos. La falta de inversión tiene profundos costos económicos y sociales que se acumulan en toda la sociedad y en las próximas generaciones.

FUENTE OPS/OMS

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page